domingo, 16 de enero de 2011

Juan José Ordovás, cartografía o pintura de paisaje?


Esta delicada, incluso femenina diría yo, planta del Fuerte de los Moros de Cartagena, de finales del siglo XVIII, resume la búsqueda permanente de la belleza por parte del militar Juan José Ordovás. Resulta difícil de imaginar, si no se ha tenido la oportunidad de contemplar este maravilloso plano, que un simple documento técnico pueda alcanzar  tanta hermosura.


Un blog dedicado a la representación gráfica de la ciudad como es este, debió empezar como artículo “cero” con uno dedicado a la cartografía, la más científica y objetiva de cuantas formas de representar la ciudad se pueda encontrar. Más aún, teniendo en casa, como es mi caso, una monumental edición facsímil del  ATLAS POLÍTICO Y MILITAR DEL REYNO DE MURCIA FORMADO POR EL CAPITÁN DE YNFANTERIA E INGENIERO ORDINARIO DE LOS Rs EXERCITOS DON JUAN JOSÉ ORDOVÁS. AÑO 1799. La publicación de esta magnífica obra, cuyo original se conserva en el Archivo General Militar de Madrid, ha sido posible gracias, entre otras cosas, al enorme esfuerzo y buen hacer de la editorial Mimarq, Arquitectura y Arqueología. En su web http://mimarq.com/atlas.htm encontraréis una detallada exposición de su contenido.



 
Aunque cueste creerlo, esta imagen es uno de los dos alzados -se supone que debería ser un dibujo técnico- levantado por Ordovás del castillo de Lorca  para su Atlas del Reyno de Murcia.


Juan José Ordovás nace en Sevilla, España, en 1760. Se gradúa como ingeniero en la prestigiosa Real Academia de Matemáticas de Barcelona, iniciando una espléndida carrera militar que culmina, al final de sus días, con el grado de mariscal. Para lo que nos interesa, llega destinado a Cartagena en 1791 con el grado de capitán, y permanece hasta 1800 cuando cambia este destino por el de Galicia. Así pues, el Atlas lo realiza entre estas dos fechas, con dos partes bien diferenciadas y ambas de importancia capital para el gobierno de la nación; una descriptiva y otra gráfica. Este artículo se centrará lógicamente en esta segunda parte.



Una de los dos "retablos" dedicados al Fuerte de la Atalaya, de Cartagena

La parte gráfica del Atlas, y que es complementaria del texto, esta compuesta por treinta y cinco planos que describen defensas y fortificaciones del Reino de Murcia, mediante plantas, secciones y alzados, acompañados de sus respectivas leyendas. Gran parte de las láminas del Atlas se organizan como esta de aquí arriba; una planta central con los alzados y secciones organizados a su alrededor, y en su justa correspondencia. El diseño, la maqueta que diríamos ahora, evidencia un cuidado estético y una composición parecida a un precioso retablo. La pictórica textura del terreno, la delicadeza en el tratamiento de la luz y las sombras, la hábil composición de las partes, y en suma, la belleza que desprende el conjuto van mucho más allá de lo que cabría exigir a un plano topográfico.

La bellísima planta del Castillo de San Juan,Águilas
 

 Alzado del Castillo de San Juan, Águilas. Se corresponde con la imagen anterior.


Aunque la actividad de Ordovás en Murcia se aleja ochenta años desde su promulgación, la Real Ordenanza e Instrucción 4 de julio de 1718 para los Ingenieros, y otras personas –que podéis consultar completa en http://www.ingenierosdelrey.com/documentos/ordenanza_1718.htm , ilustra con sus disposiciones, la trascendencia excepcional que para el Reino tenía cartografíar el país -a modo de inventario gráfico-,  la precisión exigida y la envergadura que llegaron a tener las expediciones cartográficas, como se verá en la disposición (28). He entresacado algunas recomendaciones concretas sobre la ejecución material de los planos, es decir, el trabajo de campo, delineación y presentación, y alguna ordenanza sobre la obligada disponibilidad que todos los servidores del Rey, empezando por el Capitán General hasta el último de sus súbditos, como demostración de lo anterior.




En el Atlas aparece esta lámina a medio hacer, justo en el momento de "pasarla a limpio", es decir,  a la escala uniforme que regía todo el trabajo.

Así, el primero de todos los apartado dice; “Se procurará siempre que el Mapa sea más ancho que alto, y orientado, de modo, que su parte superior corresponda derechamente al Norte”. En el apartado (2); “El modo de levantar los Mapas queda al arbitrio de los Ingenieros, de cuya habilidad, y desvelo se espera la mayor justificación en las operaciones; pero después de levantado sobre la escala que les pareciere, le reducirán precisamente para ponerle limpio a una escala, en que por cada pulgada del pie de Francia,...(22). Después de concluidos los Planos en borrador, y antes de ponerlos en limpio, los purgarán de los errores, que por inadvertencia pudieren haberse deslizado, reconociendo segunda vez sus medidas, y ángulos, para obrar con toda satisfacción, y seguridad de que están con la justificación posible...



Uno de los perfiles levantados por Ordovás del Fuerte de la Atalaya. La precisión topográfica y la claridad expositiva, se funden con naturalidad, con la belleza final del dibujo.


(17). Tendrán todo cuidado en hacer delinear en su justa medida los diferentes gruesos de los Muros, Terraplenes, y Parapetos; y para que se pueda hacer algún concepto de sus alturas, tirarán una línea general a su discreción, por la medianía del Plan, señalada con puntos, y formarán un perfil inteligible por aquella parte, el qual pondrán al pie del Plan, con los números correspondientes, que señalen todas las alturas, profundidades, y declivios de la Fortificación; y si hallaren en su cercanía algunas Oyadas, Montañas, o alturas que perjudiquen, o dominen la Plaza, se prolongará sobre ellas el perfil, para que se pueda reconocer como la perjudican, o dominan.


Plano de Cartagena y su entorno.
(14)... y pasarán inmediatamente a levantar el Plan de cada Plaza con todas sus obras exteriores, asistiendo a ver medir todas sus partes, y formar los ángulos, sin fiarse de la operación de los Delineadores: se servirán de una escala bastantemente larga, para mayor distinción de las obras, y procurarán que ésta, y el papel de los Planos sean uniformes en todos los que levantaren: ... (23). [en los planos generales de las ciudades] Notarán atentamente el terreno de dos leguas al contorno de cada Plaza, sus Arrabales, Lugares, Aldeas, tierras labradas, llanuras, alturas, Montes, Bosques, Caminos Reales, Sendas, Ríos, Puentes, Vados, Lagunas, Desfiladeros, y generalmente todo aquello que pueda conducir a la perfecta comprehensión del terreno, para el conocimiento de las ventajas, y dificultades con que un Exército podrá formar el sitio de una Plaza, y ser socorrida de otro por una, o por diferentes partes, y de uno, o de diversos modos.


 Planta de la batería de San Julián. Para colgarla en un museo, directamente.




Planta del castillo de Galeras del Atlas de Ordovás. La precisión de su trabajo me permitió utilizarlo como base desde la que elevar un dibujo en 3D.


Si la perfección formal alcanzada por Ordovás en sus planos es extraordinaria, la precisión  topográfica de los mismos está al mismo nivel. Lo comprobé cuando, necesitado de una buena planta y alzados del Castillo de Galeras de Cartagena para ejecutar un 3D, y ante la imposibilidad de obtener algún documento gráfico fiable en otras instituciones, acudí a los planos del Atlas referidos al castillo. Como comprobación del rigor  del levantamiento de Ordovás, se me ocurrió contrastarlo con las fotos de satélite de Google. El resultado os lo muestro en la imagen de aquí abajo y como véis, era un viriguero, pues las pequeñas diferencias se justifican sobradamente por la dificultad de medir los muros inclinados del fuerte y por las nada sofisticadas herramientas de la época.



El plano de la izquierda lo dibujé calcando el de más arriba de Ordovás. La imagen de la derecha es la vista desde el satélite de Google, y la viñeta central muestra la superposición y el casi perfecto encaje entre el trabajo de Ordovás y el satélite.


Aunque el trabajo de aquí arriba está a medio hacer, demuestra el buen equipo que hemos formado para la ocasión Ordovás y yo. Por mi parte, me parece la mejor manera de homenajear a un magnífico y desconocido cartógrafo, demostrando la vigencia de su trabajo doscientos años después.



No quiero dejar de resaltar, por si todo lo anterior no es suficiente, el gusto por el trabajo bien hecho de Ordovás, incluso en el más mínimo detalle. En este plano de la provincia de Murcia -incluido también en el Atlas-, el límite suroeste de la misma toma una curvatura que impide la cuadratura habitual de la cartela o leyenda. Para no interferir con el territorio o, en su defecto, reducir el tamaño de la cartela y, en consecuencia, de la tipografía, recurre a un maravilloso trompe d'oeil; un pliego de papel vegetal transparente, se arruga oportunamente hasta adaptarse a la curvatura adecuada. Precioso.


Quisiera insistir en la extraordinaria importancia de la cartografía para el buen gobierno del país, de manera que para que el trabajo resultara perfecto la Ordenanza disponía lo siguiente; (28). Los Capitanes Generales, y los demás Cabos, y Oficiales Militares, los Intendentes de Exércitos, y Provincias, los Corregidores de Partidos, Ciudades, y Villas, los Alcaldes, y Justicias de las Villas, y Lugares, los Alcaydes, y demás Oficiales, y Criados de mis Casas Reales, Sitios, y Alcázares, y todos los demás a quienes perteneciere, de qualquiera calidad, y jurisdicción que sean, darán a los Ingenieros todo el auxilio, y asistencia que necesitaren, para el más cumplido logro, y desempeño de este encargo, subministrándoles también por sí, y por otras personas bien informadas, las noticias, que hubieren menester para el mismo fin, como también los Guías que necesitasen, escogiéndolas entre los hombres más inteligentes, y prácticos del terreno que hubieren de reconocer, y demostrar; y en los Lugares donde hubieren de transitar, se les dará el simple cubierto, con las camas que hubieren menester para sí, y para su Delineadores, y Criados; y asimismo a los Soldados, que en los casos, que fuere preciso se les diere para su Escolta, como también caballeriza y paja para sus caballos, sin otra cosa alguna....





PD.- Ahora que está tan candente en España la discusión sobre los derechos de autor y la distribución de las obras por Internet, quisiera hacer esta reflexión; a Juan José Ordovás de nada le han servido las disposiciones sobre la proteción de la propiedad intelectual. A día de hoy este extraordinario cartógrafo es un absoluto desconocido. Por otro lado en base a aquellas disposiciones y a la falta de iniciativa e interés por parte de los actuales depositarios de esos derechos, se nos ha hurtado a todos los amantes de la belleza y de lo bien hecho su simple existencia. En estas circunstancias lo más probable es que el olvido sobre Ordovás se prolongue otros doscientos años, pues desgraciadamente la magnífica edición de  MIMARQ, por sus propias características monumentales, sólo alcanza a una ínfima minoría. Ya sé que a él poco le va a afectar allá donde esté; es por nosotros por lo que no se debe permitir hurtos culturales de este tipo. Nadie tiene derecho a impedir que los ciudadandos puedan deleitarse con las obras de autores excepcionales del pasado. Por ello, yo cuelgo aquí algunos de sus trabajos con la esperanza de que poco a poco sea reconocido y disfrutado líbremente, a pesar de las restricciones que pudieran haber sobre su obra, y sin saber hasta qué punto estoy infringiendo la ley.

No hay comentarios:

Publicar un comentario