lunes, 1 de noviembre de 2010

Isi, el Pórtico de la Gloria de la catedral de Santiago de Compostela

Los dibujos que aparecen en este artículo, en baja resolución, están realizados por mí, y podéis utilizarlos como queráis -siempre citando la autoría- salvo  ya sabéis, las instituciones bancarias u organismas estatales o paraestatales que deberán cotizar religiosamente. Quien quiera utilizarlos en alta resolución comercialmente solo tiene que ponerse en contacto conmigo y ofrecer la cantidad que estime conveniente.


La figura del peregrino está a escala, por sorprendentemente pequeña que parezca en relación al Pórtico, y da una idea de la envergadura realmente monumental del conjunto. Puede incluso que la haya dibujado un poco más grande ya que las figuras de los Profetas y de los Apóstoles los talló el Maestro Mateo entre 1168 y 1188 a tamaño natural, como si hablaran relajadamente entre ellos -falando quedo- y con los peregrinos que acuden a venerarlos, estableciendo una improvisada tertulia entre la multitud carnal, y la de piedra. Piedra y carne se funden impregnados de una subyugante atmósfera sacra. Conviene insistir en que la otra cara del nartex, la que se enfrenta a esta que he dibujado, también estaba decorada con figuras, de manera que el peregrino se encontraba realmente envuelto por una multitud de personajes. También he de de decir, que las reformas del pórtico en el XVI modificaron las condiciones originales en las que la luz invadía el nartex; debía ser más reducida, casi en la penumbra. Y en esas condiciones, el dorado parcial de algunas figuras vendría a ser fundamental en la creación de una atmósfera mística, pues las vibraciones lumínicas de las velas y cirios reflejadas en los dorados, llenarían de vida los rostros y miradas de las figuras del Maestro Mateo.




Los dibujos del Pórtico de la Gloria que aquí cuelgo los realicé hace dos años, en el 2008, por encargo de la Fundación Turismo de Santiago. Tienen unas medidas de 50 x 70 cm. Dibujé uno de ellos a tinta china con un rotring del 0,1 sobre papel Guarro Básic -que es el que usan los chavales en los colegios-, y el otro en color con acuarelas líquidas Vallejo sobre una impresión en papel de algodón de alta calidad, de aquel dibujo a tinta, previamente escaneado. Por entonces no existía la abundante e hiperrealista documentación sobre el pórtico que hoy circula por doquier derivada del programa ‘Pórtico de la Gloria Virtual’, promovido por la Fundación Pedro Barrié de la Maza -que lidera y financia con tres millones de euros el ambicioso proyecto- en colaboración con el Arzobispado de Santiago y el Cabildo de la Catedral.


El color lo apliqué sobre una impresión del dibujo a pluma en papel de algodón de alta calidad. El tono general parece un poco apagado pero hay que recordar que la policromía, no solo la original sino los repintes, ha desaparecido casi en su totolidad. La transparencia de las acuarelas líquidas deja ver nítidamente los detalles dibujados a pluma.


Hace dos años no existía un alzado frontal fiable del pórtico, ni me permitieron acceder al andamio que ya estaba montado, así que me las tuve que apañar por la “cuenta de la vieja” como se dice vulgarmente. Ahora, con el supermodelo 3D delante, se puede comprobar con qué grado de precisión trabajamos los artesanos de papel y lápiz. Recuerdo que, molesto por no poder acceder al andamio y tomar mis fotos frontales, le comenté al amigo y comitenteTono Mujico, que les íbamos a mojar la oreja al todopoderoso equipo con una pluma y un lápiz. A ver qué os parece.




Elegí la pluma del 0,1 mm para conseguir ese aspecto agamuzado que tiene el dibujo, muy a lo arcaico que dirían los postmodernos, con volúmenes definidos por sombras muy matizadas, dando como resultado un dibujo a tinta poco manchado de “negro”. Lo quería delicado, elegante, para posteriormente poder hacer ediciones impresas de alta calidad como si de un grabado se tratase. Naturalmente me obligó atrabajar mucho más, pero necesitaba que el dibujo funcionase en blanco y negro, y también en color. El papel Guarro Basic también fue una buena elección, pues permite que el 0,1 se deslice con facilidad, sin arañazos que ensucien el dibujo ni brusquedades que destrocen la fina pluma.




Al colorear sobre el dibujo poco manchado de tinta buscaba que el color tuviera su propio protagonismo y no quedara relegado a un segundo plano por la tinta negra. Buscaba en definitiva un equilibrio visual y armónico entre ambos, teniendo en cuenta que, siendo las acuarelas Vallejo absolutamente transparentes, la mancha de la tinta se vería con absoluta nitidez. Después comprobé que, como los restos de color eran mínimos, el tono general del dibujo tendía a los sepias y los ocres, con lo que el negro rebajado y agamuzado de la tinta por la finura de la pluma, y los tonos sepia dominantes quedaban armonizados, al menos eso me aprece a mí.

 
El conjunto escultórico del Pórtico de la Gloria fue labrado en el duro granito gallego entre 1168 y 1688. Sobre la áspera y bronca piedra se aplicó una fina capa de preparación con el fin de conseguir una superficie lisa sobre la que dar el color. Una paleta de color muy reducida e intensa, como era propio de la época medieval, sin tonos medios, de colores puros y estridentes; rojos, azules, blancos, negros y dorados, que a más de uno nos provocaría rechazo. Un óleo de Jenaro Pérez Villaamil de 1849, nos puede ayudar a imaginar su aspecto original.




 El Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago de Compostela, 1849, Jenaro P´érez Villaamil, Palacio de la Moncloa, Madrid
 

 El paso del tiempo provocó su desgaste y los consiguientes repintes, y en último término la gran tragedia, esto es, la elaboración de una reproducción en escayola para el Victoria & Albert Museum en 1866 se llevó a Londres no sólo el molde con el que fabricar un clon del Pórtico, sino gran parte de la policromía que aún resistía. 



 En 1866 el italiano Domenico Brucciani por encargo del museo británico Victoria & Albert Museum de Londres, elaboró una reproducción en escayola a tamaño real del Pórtico que aún hoy puede verse en el museo de South Kensington, ver foto de arriba. El vaciado de los moldes acabó con los hasta entonces irreductibles restos de policromía que habían resistido siglos de intemperie y vandalismo. Resulta difícil imaginar que se permitiera tal fechoría en épocas relatívamente cercanas; en todo caso muestra con crudeza la impunidad con la que actuaba el colonialismo cultural de la época.




 Detalle de la policromía que aún hoy se mantiene en el pórtico de la Catedral de Orense, Galicia. La imagen la he tomado del blog de Paco Torralba, astrágalo.net.
 

Como mal menor, cerca de Santiago de Compostela, en la ciudad de Orense, también en Galicia, se conserva en magníficas condiciones el pórtico de la catedral de esa ciudad con su policromía casi intacta –como se aprecia en la foto de arriba-, una obra que copia  casi servilmente a su hermana mayor. Así que para comprobar personalmente el aspecto que tendría el Pórtico de Compostela policromado, sólo hay que acercarse a la ciudad de Orense, a su catedral, y después de disfrutar de una experiencia plena de placer estético, darse otro disfrute más terrenal en los magníficos bares de tapas de los alrededores de la catedral. Cuerpo y alma quedarán plenamente satisfechos, contundentemente en lo que se refiere al cuerpo, y metafísivamente en lo que afecta al espíritu. Seguro.
 


Respecto a la pérdida de la policromía, el Programa  el Pórtico de la Gloria Virtual parte de un escaneo láser del Pórtico –para el que ha sido necesario levantar un andamio que lo cubre en su totalidad- con una elevada resolución y un fotografiado contenido en un gigantesco archivo digital de un ‘Terabyte’ de información. El modelo 3D generado es una pasada, y permite volar a voluntad sobre el monumento, como un colibrí,  y además restablecer virtualmente los colores perdidos, aparte de innumerables aplicaciones de tipo didáctico, por ejemplo.






 No he tocado del Pórtico más que el asunto de la policromía porque indirectamente me afectó. Respecto a cualquier otro aspecto del Pórtico, ya sea arquitectónico, cultural social o artístico, hay multitud de webs donde acudir, desde la del propio Cabildo catedralicio, hasta el de la Fundación Barrié de la Maza, Arteguías, Amigos del Románico y tantas otras. Yo recomiendo absolutamente el trabajo desarrollado por la Fundación Barrié reconstruyendo en madera los instrumentos musicales que tocan los 24 ancianos del Apocalipsis representados en el Pórtico. Se pueden disfrutar en directo visitando el museo instalado en la cripta o visitándolo y escuchándolos virtualmente en la web http://www.fbarrie.org/fundacion/arte/instrumentos.html




3 comentarios:

  1. Muy buen trabajo, es un material muy útil para la didáctica y divulgación de los Bienes Culturales.
    Un aplauso

    ResponderEliminar
  2. Maravilloso y generoso esfuerzo. Gracias por
    compartir su talento!

    ResponderEliminar
  3. He descubierto gracias a tu trabajo, otra forma de seguir amando El Portico de la Gloria, muchas gracias por compartir este interesante documento grafico.

    ResponderEliminar